jueves, 26 de septiembre de 2013

Volviendo a Molokear -DADA-

Pues sí, ya he vuelto a molokear -algo parecido a la poesía dadaísta-, escribí sobre esto aquí. Aunque estoy bastante verde, de momento os dejo este texto:
¿Estamos en Matrix? ¿Quién sabe? ¿Acaso importa tal cosa? ¿Y si el rey de picas, con suma elegancia acaba con las chispas? Oh, cuán malévola idea. ¿Molokeamos pues? No! Las chispas! ¡Verdes y rojas! ¡Aquellos redondos cuadrados! Entramado de ideas que carecen de sentido en apariencia; ideas vomitivas y magníficas. Geniales signos de interrogación y menos! menos! menos! de exclamación! ¿Qué sería de esta falsa y verdadera vida sin ellos? Preparando algo me hallo. Ah, la práctica. Quehaceres cotidianos que no hacen sino evitar que rezumen los excrementos propios de la sociedad; ¡por eso yo reclamo mi X! Bendita incógnita, ¡vaya!, sanitarios la persiguen; ¿objetivo? ¡De qué me hablas! ¡Sarta de mentiras! ¿O no?

Intentaré ir poniendo algún texto más...

1 comentario:

  1. A Dadá no le gusta el histrionismo.
    A Dadá le gusta el jamón.
    La patata.
    El histrionismo le gusta a Dadá.

    ResponderEliminar