jueves, 25 de junio de 2015

Principios, simbología, y nueva política

Me gusta la bandera republicana, me gusta reivindicar la Segunda República y sus principios, pero creo que los movimientos y partidos de izquierdas se deben de mostrar sin los símbolos asociados a la izquierda de hace 80 años. La bandera rojigualda está asociada por la izquierda al franquismo, lo cual está mal, puesto que la bandera rojigualda ha sido usada por regímenes monárquicos, dictaduras, y por nuestra querida Primera República. Muchos españoles que podrían votar a la izquierda, no lo hacen por los símbolos que se muestran una y otra vez en manifestaciones, acciones y reivindicaciones varias, creo que hay bastante gente dispuesta a apostar por un cambio en la redistribución de la riqueza y un sistema socioeconómico más justo (sin entrar en cambios de sistema, véase Podemos, partido socialdemócrata que nada tiene que ver con ser comunista). Yo no hablo de renunciar a principios como igualdad, justicia y libertad, hablo de guardar símbolos que, si bien no tienen nada de malo por sí mismos, en este país tienen un papel fundamental (y negativo) en la participación de la gente en la política. Es absurdo -y contraproducente- que en una manifestación propodemos haya banderas de la II República, de la URSS o del independintismo dels Països Catalans, por poner un ejemplo. Todo esto ha brotado de mi mente a raíz de un artículo de Pablo Iglesias al cual, según mi opinión, no le falta razón ( http://www.publico.es/politica/pablo-iglesias-queden-bandera-roja.html ). La reiteracion -a veces cansina- de la importancia de estos símbolos quita muchos votos a la izquierda, asusta -por desgracia- a mucha gente, y esto es contrario a los principios de izquierda, puesto que cierra mentes y fronteras, en vez de abrirlas, promueve la irracionalidad y la confusión e incluso a veces ciertos elementos del mundo izquierdista han acabado siendo casi dogmáticos para un buen puñado de gente.
Y si eres comunista (o de alguna otra vertiente de la "extrema izquierda") y crees que eso es lo que toca ahora mismo, no deberías de mezclar a un partido socialdemócrata más (con aires de cambio más realistas y trasparentes que el resto de partidos tradicionales), como Podemos e incluso IU, con hacer revoluciones e implantar regímenes de la hostia. 
¿Por qué la izquierda verdaderamente no comunista y que lucha dentro de este sistema para hacerlo más justo dentro de sus límites tiene que estar ligada a símbolos del mundillo comunista o viejas reivincaciones?
Y quizá alguien me dirá: "pero si hay integrantes de Podemos o IU que abiertamente se han declarado comunistas" y yo les respondo, ¿a caso alguien no puede tener su opinión personal respecto a cualquier tema? ¿A caso alguien no puede creer firmemente en un ideal pero ver que el camino para lograrlo pasa por formar parte de un primer cambio más 'light'? Estas son mis respuestas-ejemplo.
Terminaré diciendo algo que no les cuadra a muchos, e incluso irrita a unos cuantos, y es que yo soy anarquista, pura y duramente anarquista, pero sí, yo he ido a votar, sí, yo he votado a Podemos (y lo volveré a hacer) y a Compromís, así como al Partido Pirata, y no veo que esto esté en conflicto con mis ideales. Estas acciones, que están dentro del marco democrático, son una vía más la cual va paralela a los cambios que yo crea oportunos, necesarios, que tengan por objetivo acercar el anarquismo o que pueden fomentar los ideales anarquistas. También yo reivindico la II República, puesto que me parece una opción más justa y bastante digna para este país. (Y sé cual ha sido la relación pasada República-anarquismo, y sé que son los sucesos de Casas Viejas o la lucha de los mineros.) Y esta es la misma razón por la que voto a ciertos partidos, porque veo que este país en concreto, es lo que necesita y son una opción bastante digna y más justa de lo que ya ha habido; y dentro del marco democrático (que repito, es una vía, un recurso, más, para cambiar al menos un poquito las cosas) prefiero votar, que no me cuesta nada y no va a crear consecuencias desastrosas, en vez de quedarme de brazos cruzados cagándome en el sistema social, político y económico actual.
Dejemos ya de mezclar conceptos y tergiversar infomaciones, por favor.